Inhalador de Nicotina

inhalador de nicotina

El inhalador de nicotina, también conocido con el nombre de «el fumador» es un cartucho plástico delgado que contiene un tapón de nicotina poroso en la base. Al soplar sobre el cartucho, el vapor de la nicotina es extraído y absorbido a través del revestimiento de la boca. Cada cartucho libera hasta 400 bocanadas de vapor de nicotina y son necesarias al menos 80 bocanadas para obtener la cantidad equivalente de nicotina liberada por un cigarrillo.

La temperatura afecta la cantidad de nicotina que es extraída del dispositivo de inhalación. A temperaturas más frescas, menos nicotina se puede extraer. La información específica sobre este aspecto está incluida en la hoja adicional contenida en el empaque del producto.

Las investigaciones sobre el inhalador de nicotina han demostrado que casi duplica las tasas de abandono del hábito de fumar cuando se lo compara con inhaladores placebo. Esto es similar a otros productos farmacéuticos, como el parche, la goma de mascar y el bupropión (Zyban/Wellbutrin SR®).

El inhalador de nicotina está disponible por prescripción médica desde junio de 1998.

Advertencias, precauciones y diversas posibilidades desagradables, efectos secundarios

Al igual que cualquier medicamento, el inhalador puede tener efectos secundarios negativos, uno de los cuales, irritación del revestimiento de la boca, es el más común. Los efectos secundarios menos comunes son tos, secreción nasal o malestar estomacal. Estos síntomas generalmente son leves y probablemente disminuyan con la toma regular del producto.

Como sucede con todas las otras formas de reemplazo de nicotina, si usted recibe muy poca cantidad de ésta, puede experimentar síntomas de abstinencia. Esto puede ocurrir ya sea por el simple hecho de no utilizar el inhalador con la frecuencia suficiente o por no utilizarlo apropiadamente.

Utilización del inhalador de nicotina

Después de colocarse el cartucho en la boca, inspire en forma superficial o profunda para llevar la nicotina vaporizada a la parte posterior de la garganta. A los pacientes generalmente se los instruye para soplar frecuentemente, utilizando de 6 a 16 cartuchos por día durante los primeros tres meses, para luego disminuir o reducir gradualmente el número de cartuchos en las siguientes 6 a 12 semanas. El fabricante indica que el inhalador no se debe ser usar por más de seis meses.

¿Por qué elegir el inhalador de nicotina?

Algunas personas prefieren el inhalador como una forma de reemplazo de nicotina porque tanto el proceso de inhalación como el manejo del cartucho simulan los aspectos de comportamiento del hábito de fumar. Además, la cantidad de nicotina liberada y los efectos en el cuerpo de la persona se parecen a los producidos por la goma de mascar de nicotina, haciendo de esta manera que el potencial para el abuso sea bajo.

Valora este artítulo

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de