Cómo dejar la Codeina

El abuso de algunos medicamentos de prescripción, como son los opioides, los depresores del sistema nervioso central (SNC) y los estimulantes, puede conducir a una variedad de efectos adversos para la salud, y estos, van más allá de la adicción.

En España, la mayoría de estos fármacos requieren receta, aun así, todavía se pueden adquirir algunos de estos medicamentos sin receta. El farmacéutico se reserva el derecho de solicitarla. No obstante, las autoridades invitan a no bajar la guardia y reforzar el control de la prescripción y del acceso a los fármacos, para evitar futuras adicciones.

El abuso y uso no médico de estos fármacos es un problema grave de salud pública en algunos países como Estados Unidos, donde medicamentos utilizados para tratar el dolor, la ansiedad o los trastornos de déficit de atención, se están convirtiendo en sustancias adictivas para consumidores de drogas ilegales.

Podemos ver cómo el aumento se refleja en un elevado número de admisiones a tratamientos de desintoxicación, un mayor número de visitas de emergencia por el abuso de estos fármacos e, incluso, también ha aumentado el número de muertes por sobredosis.

Vamos a explicar cuáles son los medicamentos más adictivos de venta en farmacia.

Los medicamentos derivados del opio. Son medicamentos que principalmente alivian el dolor. Reducen significativamente la intensidad de las señales de dolor que llegan al cerebro y también causan efecto sobre las áreas del cerebro que controlan las emociones, y en consecuencia, disminuyen los efectos de un estímulo doloroso. Dentro de este grupo encontramos:

1.    Morfina: es un medicamento con gran poder analgésico. Generalmente se usa para tratar los dolores excesivamente fuertes y también suele usarse en cirugías. La adicción se produce porque produce un estado de bienestar en el paciente. Se necesita receta médica y se dispensa en viales intramusculares.

2.      Fentanilo: también actúa sobre los receptores opiáceos del dolor, cómo en el caso de la morfina produce un estado de bienestar. Se usa para tratamientos del dolor crónico y normalmente se aplica con parches transdérmicos. Se necesita una receta específica de estupefacientes para consumir este medicamento.

3.      Tramadol: como los anteriores, es un analgésico opiáceo. Se usa en comprimidos para tratar el dolor pero no necesita la receta específica de estupefacientes, por lo que es de fácil acceso para el usuario.

4.      Codeína: a diferencia de los anteriores, la codeína es un derivado opiáceo pero tiene un efecto antitusígeno, por eso es útil contra la tos seca. Se puede adquirir fácilmente por los pacientes en las farmacias en forma de jarabe y comprimidos, por lo que puede haber más personas con esta adicción.

En el grupo de las benzodiacepinas encontramos los medicamentos conocidos como sedantes o tranquilizantes, son sustancias que pueden disminuir la actividad cerebral. Suelen recetarlos para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y del sueño. Dentro de este grupo encontramos:

5.      Diazepan: es un medicamento ansiolítico de acción prolongada. Fue el primero del grupo con acción hipnótica, anticonvulsivante, sedante y relajante muscular. Suele dispensarse en comprimidos.

6.      Lorazepan: es un ansiolítico de acción corta. Tiene actividad hipnótica, anticonvulsivante, sedante y relajante muscular. Se prescribe en comprimidos a personas de la tercera edad.

7.      Alprazolam: como el anterior, es un ansiolítico de acción corta, aunque a diferencia este posee actividad antidepresiva.

También hablaremos de los medicamentos estimulantes. Estos actúan en el cerebro de modo similar a los monoaminas, los cuales incluyen la norepinefrina y la dopamina. Los estimulantes aumentan los efectos de estas sustancias químicas en el cerebro. Dentro de este grupo encontramos:

8.      Metilfenidato: este es un estimulante débil para el sistema nervioso central. Se usa generalmente, para tratar el trastorno de hiperactividad con déficit de atención. Para niños principalmente y se dispensa en comprimidos.

9.      Oximetazolina: es un descongestionante nasal inhalador. Se adquiere fácilmente en las farmacias sin receta médica. Si se utiliza muchos días genera la adicción y el paciente cree necesitarlo siempre para respirar mejor.

10.  Cafeína: en este caso produce estimulación cardiaca. Se emplea para tratamientos de migraña en combinación con otros analgésicos produciendo adicción. Se puede adquirir fácilmente en la farmacia.

El consumo irresponsable de este tipo de medicamentos se ha extendido en algunos ambientes jóvenes, especialmente ligados al mundo del rap, donde se mezcla con refrescos. Como por ejemplo el Purple drank que es una droga casera que se consigue mezclando codeína con SpriteUna mezcla más económica que las habituales, pero que en este caso crea dependencia.

Aun así, es más preocupante el consumo de opioides en personas adultas. Los expertos advierten de que el consumo excesivo de tramadol y fentanilo está generando problemas. Su uso no está ligado a momentos de ocio sino a aliviar el dolor crónico. Si las personas que lo consumen sufren alteraciones emocionales, hay más riesgo de caer en la adicción.

¿Qué es lo que produce el incremento de adicciones entre adolescentes en todo el mundo?

Para entender las causas de las adicciones  entre los más jóvenes, se ha estudiado la relación de esta adicción con la evitación de las experiencias, pensamientos, sentimientos o sensaciones que generen fuertes situaciones de estrés o angustia. 

Muchos adolescentes antes de plantearse por qué se siente así, antes de consultar con psicólogos,  para no sufrir deciden que lo mejor es evitar enfrentarse a los problemas, sedando el dolor y moviéndose y agitándose sin cesar, y compartiendo la adicción a las drogas con la adicción a internet, y los videojuegos.

Por fortuna, no es la conducta de la mayoría, pero genera un futuro físico y mental muy incierto para la generación actual.

Valora este artítulo

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de