Cómo ser sociable

Cómo ser sociable

Conocer gente nueva y querer saber cómo ser sociable puede resultar ser un reto bastante fuerte para algunas personas. Seamos sinceros, nos agrada la gente alegre; y es bastante probable que, a menos que seamos personas súper extrovertidas, no le prestemos atención a esa persona que está sola en una fiesta sin mucho que hacer y que no habla con nadie.

Por suerte para estos últimos, este post va dirigido a quienes no saben cómo ser sociable en cualquier situación dada. Vamos a dejar unos consejos que pueden ser de ayuda para que quienes tengan problemas para conocer gente nueva, se salgan de su cascaron y empiecen a hacer amigos desde este preciso momento.

Cómo ser sociable por pasos

Lo primero que debes hacer, si eres una persona reservada, es concentrarte en las tareas sociales más sencillas: Saluda a la gente cuando llegues a tu trabajo, escuela o una fiesta, trata de buscar a una persona para tener una conversación cara a cara (si es diferente cada día, mejor), pero eso sí; evita hablar sobre el clima. Un consejo que podemos darte es que si no tienes nada que creas inteligente para decir, pregúntales algo; algo sobre su apariencia, algún accesorio que tengan puesto o cualquier cosa que se te ocurra, que no sea demasiado descabellada.

Puedes empezar hablando con personas que tienen el mismo problema que tu; si te armas de positivismo y un poco de valor, seguramente te saldrá todo bien, además, quién sabe si logras ayudar a otra persona que esté pasando por lo mismo que tu.

Trata de escuchar más de lo que hablas, esto es importante cuando conoces a alguien nuevo; deja que ellos hablen. Eso sí, no te limites a sonreír, asentir con la cabeza o preguntar “¿en serio?”, eso puede matar la conversación rápidamente; más bien utiliza lo que la persona está diciendo para responder y continuar con la conversación. Recuerda que para conversar se necesita de dos personas que compartan ideas o situaciones.

Si eres una persona tímida, aprovecha tu misteriosismo. Es bueno que seas amigable y abierto, trata de manifestar tus cualidades y tu verdadera personalidad para que las personas que tengan tu misma manera de pensar y gustos se acerquen a ti y puedan entablar conversaciones. Si te gustan los deportes, tienes una herramienta infalible; mas aun si practicas uno. Aunque con esto tienes que tener cuidado, no te querrás convertir en un fanfarrón que solo habla de lo bueno que es X deporte y lo bien que sabes hacerlo.

Recuerda que tu autoestima juega un papel crucial en tu aprendizaje de cómo ser más sociable. Valórate a ti mismo y asegúrate de tus defectos, virtudes y personalidad, esta es la clave primordial para ser el más sociable. Cuando dependes de lo que piensan los demás, siempre estarás pendiente de lo que dicen y buscaras cambiar tu forma original de ser con el fin de ser más sociable con ellos; y las cosas no funcionan así.

No pienses en lo que vas a decir. A menos que sea un chiste muy cruel o algo que de verdad no entra a colación en la conversación, di lo que piensas, lo primero que pase por tu mente. Pensar demasiado puede hacerte perder tiempo crucial en la conversación; hay quienes piensan tanto, que hasta piensan en la pronunciación y el tono de voz que usaran, y esto no es nada bueno. Atrévete a aportar las ideas que se te ocurran en el momento, sin miedo a que haya personas que piensen diferente a ti; es más, mucho mejor, así puedes comenzar un debate sano entre esas personas que difieren de ti y tu, de esta manera veras como te involucras más en la conversación y empiezas a socializar de manera más rápida y fácil.

Aunque el cómo ser sociable tampoco se basa únicamente en el lenguaje verbal, tienes que estar pendiente de lo que tu cuerpo está haciendo mientras hablas. Por ejemplo; algo que muchas personas no saben, y pasan por alto, es que cuando estamos de pie hablando con otra persona, nuestros pies deben estar separados a nivel del hombro, buscando que apunten directamente a la otra persona; esto, aunque no siempre se note, es señal de interés puro y además toma influencia en nuestra postura, y por ende, nuestra confianza.

Los brazos juegan un papel importante en el lenguaje corporal de la sociabilidad; nunca deben estar cruzados. Cruzar los brazos en una conversación es signo de desconfianza y rechazo hacia la otra persona, así que suéltate un poco.

Cómo aprender a ser sociable

Para aprender a ser sociable con los demás, primero debemos ser sociables con nosotros mismos. Es necesario que tengamos una buena autoestima, que manejemos la felicidad y sobre todo, que no tengamos miedo de lo que piensan sobre nosotros. En el mundo siempre vamos a encontrar personas con los mismos gustos e intereses que nosotros, eso es seguro, y por eso tenemos que tomarnos las cosas con calma, a veces toca esperar a que se nos dé la oportunidad de hablar con el grupo de personas correctas; aunque lo importante es no dejar de intentarlo.

Recuerda que la práctica hace al maestro, no puedes esperar aprender cómo ser sociable de la noche a la mañana. Tienes que tratar cada vez que se te presente una oportunidad; no te estamos diciendo que hables con cada extraño que se te cruce en la calle, pero la idea es que cada vez que vayas al trabajo, la escuela, la universidad, una fiesta o una reunión, trates de entablar una conversación duradera con alguna persona para que puedas empezar a practicar.

Si ser sociable fuera imposible, nadie hablaría con nadie. ¡Inténtalo!

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de