¿Porqué dejar de fumar? Consejos

porque dejar de fumar

Ten en cuenta que para dejar de fumar, hay factores que no conviene olvidar. En este post repasaremos algunos de ellos, como son: una serie de principios generales para reforzar el cambio, adquirir hábitos alimenticios saludables y realizar ejercicio físico habitualmente.

Diez principios para consolidar el cambio en el proceso de dejar de fumar

1. Sientes las mejoras físicas y empiezas a disfrutarlas: el cansancio es menor, ha desaparecido la tos, adquieres más energía y respiras mejor.

2. Gozas de un nuevo entorno, más fresco y despejado. Desde que has iniciado el camino para dejar de fumar, has eliminado encendedores, cerillas, ceniceros y tabaco, dejándolos fuera de tu presencia.

3. Estás a gusto en compañía de tus amigos no fumadores. Cuenta tus experiencias y sensaciones a los que fuman, y anímales a dejarlo.

4. Si te haces una limpieza dental veras como cambia el color de tus dientes, se vuelven más blancos y disfrutas de una sonrisa más saludable. El aliento también mejora, y ahora no apesta a tabaco.

5. Aguantas bien los momentos de deseo, que cada vez se suceden menos en el tiempo y con una menor intensidad.

6. Tienes alternativas como algo para picar (chicles, fruta fresca, caramelos, frutos secos, etc.) o para beber (agua, zumo, batido, etc.). también tienes un repertorio de actividades alternativas para afrontar las situaciones de ansiedad.

7. Céntrate en lo conseguido hasta ahora, y en el momento siguiente de tensión por las ganas de un cigarrillo. No te obsesiones con que tendrás que dejar de fumar para el resto de tu vida. Te mucho cuidado con las posibles situaciones de riesgo: celebraciones, salir de copas con amigos, la hora del café, un descanso en el trabajo, etc. Si las tienes previstas, podrás evitarlas, y sino, tendrás una batería de alternativas a esas situaciones.

8. Consigues relajarte sin cigarrillos en los momentos de ansiedad, realizando respiraciones profundas durante un tiempo (1 ó2 minutos pueden ser suficientes). La ansiedad se va, y no se acumula.

9 . Repasas tu listado de motivos para dejar de fumar y revísalo de vez en cuando. Desde tu nueva perspectiva de no fumador es posble que puedas añadir nuevas razones a tu lista inicial. Puedes ahorrar dinero cada día. Pasados unos meses de abstinencia date, un capricho, un regalo: algo que nunca te permitiste anteriormente.

10. No dejas que ningún cigarrillo, ni una sola calada pueda contigo. Eres firme y disciplinado en tu fin de dejar de fumar definitivamente.

Consejos de una alimentación saludable para dejar de fumar

Con objeto de no engordar, intenta comer racionalmente, evitando grasas, dulces e hidratos de carbono. Por ejemplo:

  • Si te apetece tener algo en la boca, los caramelos o chicles sin azúcar son una buen opción. Puedes usar también tentempiés bajos en calorías como: naranjas, fresones, manzanas, zanahorias…
  • Considera beber bastante agua, pues te ayudará a sentir saciedad, además de servir de ayuda para limpiar tu organismo de nicotina.
  • Trata de  mantener una dieta saludable; la opción de la dieta mediterránea, rica en frutas, verduras y pescado, contribuirá a ello.
  • Suaviza la toma de alimentos de origen animal, sobre todo las carnes más grasas y los embutidos.
  • Adopta algún tipo de ejercicio razonable en tu rutina diaria, aunque sea andar un poco, coger la bicicleta o pasear.
  • Descansa adecuada y suficientemente. Respeta tu horario de descanso, manteniendo una rutina en el mismo. Te ayudará a afrontar cada día con fuerzas renovadas y vitalidad. Tus 7 u 8 horas de descanso son sagradas.

Consejos de un ejercicio moderado para dejar de fumar

  • Una muy buena opción de ejercicio moderado es caminar a buen paso, o simplemente pasear.
  • No es aconsejable, al menos al principio, realizar ejercicios fuertes ya que el sistema cardiovascular está deteriorado por el tabaco y hay que darle tiempo para que se recupere.
  • Es bueno andar todos los días. Empezar por 10 minutos los primeros días e ir aumentando progresivamente hasta llegar a media hora o una hora diaria.
  • El ritmo aguantado es más importante que la velocidad. No te pares, por ejemplo, a observar escaparates. El ritmo del paso adoptado debe hacerte sentir que estás haciendo un ejercicio físico, pero no debe dificultar la respiración. Por ejemplo, si caminas en compañía, tienes que poder mantener la conversación.
  • Puedes fijar una hora en que todos los días saldrás a caminar, para incorporarlo como una pauta habitual. Si lo dejas para cuando tengas tiempo, nunca saldrás a caminar. Es una hora que te dedicarás a tí mismo.
  • El ejercicio físico, además de consumir calorías, sirve de distracción, calma la ansiedad e incrementa la liberación de opiáceos endógenos, con lo que se induce una sensación de bienestar y se alivian los posibles síntomas de depresión.

Dejar de fumar es tu objetivo, y vas a lograrlo.

Ten muy presente todas estas pautas, elementos y factores que te ayudarán a dejar de fumar para siempre. Surgirán dificultades en el camino, y puede que hasta recaigas. Pero no te preocupes, porque al final lo conseguirás. Te presente que cualquier debilidad mental se puede superar mediante la valentía y la virtuosidad, y esos son recursos que todos tenemos, que tú tienes. Dejar de fumar definitivamente es posible.

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de