Cómo dejar de tener hipo

Cómo dejar de tener hipo
Valora este artítulo

El hipo es un espasmo del diafragma que acarrea el cierre inmediato de la epiglotis, lo que crea un sonido agudo que se va hacia adentro, como si se aspirara y se hablara al mismo tiempo. El espasmo es inconsciente y puede repetirse muchas veces por minuto; el hipo logra durar, en los casos más excesivos, hasta algunos meses, lo que demanda de una consulta médica. Sin embargo, el hipo suele ser algo común y que no tendría que generar preocupación. Hoy traemos ciertos datos sobre el hipo y como dejar de tener hipo.

¿Qué puede ocasionarlo y cómo dejar de tener hipo?

A ciencia cierta, el hipo no posee una razón aparente, pero hay ciertas acciones que pueden generar que tengas hipo como lo son:

  1. Beber refrescos o bebidas gaseosas.

  2. Comer demasiado.

  3. Comer picante.

  4. Exponerte a cambios repentinos de temperatura.

  5. Tener un ataque de risa o de llanto.

  6. Tragar muy rápidamente.

¿Cómo dejar de tener hipo?

  1. Mucho doctores manifiestan que la cura contra el hipo es más superstición que otra cosa, sin embargo, resulta interesante que algunos de sus remedios siguen el camino correcto, al tener una base científica relacionada a la respiración A continuación te presentaremos una lista de métodos que puedes utilizar para dejar de tener hipo:

  2. Llena un vaso con una pajilla o pitillo con suficiente con agua, tapa tus oídos con tus dedos y traga el agua, este método es como tragar el hipo y funciona mejor con adolescentes y niños.

  3. Prepara un vaso de agua y dos pajillas. Coloca una pajilla dentro del vaso como es habitual y la otra pajilla forzada contra un costado del vaso en el lado de fuera. Pon las dos pajillas en tu boca al mismo tiempo, toma el agua con sorbos más grandes posible.

  4. Llena un vaso normal o una taza de plástico con agua hasta la mitad. Luego, acuéstate boca arriba o dobla la cintura. Toma 1 o 2 sorbos de agua con cuidado no lo derrames todo. Si el hipo no se va, toma más. Este método es extremadamente efectivo.

  5. Muerde la rodaja de un limón y chupa el jugo. Si quieres mejorar el sabor, podrías añadir azúcar al limón. El sabor provoca una acción similar a como si cualquiera te asustara.

  6. Toma 1 cucharada y llénala de azúcar morena (o miel) y déjala en tu boca durante varios segundos. Traga y toma un poco de agua. Si no funciona de inmediato, no es aconsejable seguir tomando cucharada tras cucharada de azúcar. Lo que necesitas es probar otro método.

Dejar un comentario

Sé el primero en comentar

Notificarme de
avatar
wpDiscuz