Motivos para dejar de fumar

Motivos para dejar de fumar

De acuerdo con el Director General de Salud Pública de los Estados Unidos, “dejar el tabaco representa el paso más importante que los fumadores pueden dar para vivir más tiempo y mejorar la calidad de sus vidas”.

Mark Twain dijo: “Dejar de fumar es fácil; yo lo he hecho mil veces”. Si alguna vez has intentado dejar el tabaco, habrás podido experimentar la dificultad que entraña este cometido. Y esa dificultad se incrementa si haces caso de los mitos que muchas personas van contagiando sin ton ni son. Que si fumar es un vicio o que dejar el tabaco requiere una voluntad tremenda, casi sobre humana. O también seguir el método “X” que viene en el periódico. Nadie dijo que fuese fácil, aunque esa dificultad está magnificada por la gente y sustentada muchas veces en falsos mitos como los anteriormente descritos.

Deja de hacer caso a los mitos, y el “bla, bla, bla” de muchas personas que imposibilitan aun más tu propósito de dejar el tabaco sin fundamento alguno sobre los Motivos para dejar de fumar. Hay una frase célebre que quiero que recuerdes al respecto: “Lo consiguió porque no sabía que era imposible”.

Los hechos, es decir, la realidad sobre el tabaquismo es distinta y se basa en dos potentes elementos:

1. Nicotina: una droga adictiva que dificulta dejar el tabaco.

La nicotina es una droga que se encuentra de forma natural en el tabaco. Esta droga es tan adictiva como la heroína o la cocaína. Con el paso del tiempo, una persona se vuelve dependiente físicamente y adicto emocionalmente a la nicotina. Supone por tanto un hecho o dificultad real a la hora de dejar el tabaco.

  • A parte de ser un producto letal para minar tu salud, el tabaco es una droga que puede llegar a crear una gran dependencia y, a diferencia de lo que sucede con otras sustancias psicoactivas, la dependencia del tabaco, en mayor o menor grado, afecta al 95% de los consumidores de esta sustancia.
  • El elevado potencial adictivo de la nicotina hace que, transcurrido un breve período de consumo esporádico, tu organismo se adapte rápidamente al nivel de nicotina que precisas para funcionar con normalidad.
  • La falta del nivel de nicotina al que se ha acostumbrado tu cuerpo es la causa de los síntomas desagradables que experimentas cada vez que intentas dejarlo.
En general, los fumadores tienden a fumar más cigarrillos conforme el sistema nervioso se adapta a la nicotina. Esto, a su vez, incrementa la cantidad de nicotina en la sangre del fumador.

2. El cigarrillo refuerza el poder adictivo de la nicotina.

El efecto de la nicotina de un cigarrillo pasa demasiado pronto, y hace que demasiado pronto necesites otro cigarrillo, lo cual supone otro hecho o dificultad real para dejar el tabaco.

Cuando una persona termina de fumarse un cigarrillo, el grado de nicotina en el cuerpo comienza a reducirse más y más. Las sensaciones placenteras desaparecen, y el fumador siente que quiere volver a fumar. Puede que el fumador empiece a sentirse irritado y tenso si pospone fumarse un cigarrillo. En general, no alcanza el punto de sentir síntomas de abstinencia reales, sin embargo el fumador se siente más incómodo con el pasar del tiempo. Cuando la persona fuma un cigarrillo, las sensaciones desagradables van difuminándose, y el círculo continúa.

Ya conoces los miles de veces que has repetido el gesto de fumar y entiendes por qué se ha convertido en un acto automático, asociado firme e inconscientemente a bastantes actividades de tu vida diaria.

Pensar en la opción de vivir normalmente el día a día sin el cigarrillo te causa una sensación de vacío, de pérdida, que dudas poder superar. Es normal sentirse así, porque has desarrollado una fuerte dependencia psicológica del tabaco. Pero debes saber que sí es posible dejar el tabaco y volver a vivir sien él: tú puedes hacerlo. Has hecho cosas más complicadas en tu vida, y debes saber que, en cuanto consigas tus primeros éxitos, percibirás una gran satisfacción al comprobar que puedes más que el tabaco.

Una vez conocidos los hechos y apartados los mitos:

Plantéate algo importante para dejar el tabaco

Para saber si de verdad quieres dejar de fumar te aconsejo un ejercicio muy sencillo: haz dos listas de motivos o razones. En la lista de motivos por los que fumas apunta todas las compensaciones inmediatas que te proporciona el tabaco. En la lista de motivos para dejar de fumar apunta simplemente las razones por las que deseas dejar de fumar.

 

Motivos para fumar

Motivos para dejar el tabaco

 

¿Qué razones o motivos valoras más?. Si la lista de motivos por los que quieres dejarlo es realmente más importante que la de motivos por los que fumas, ya puedes seguir avanzando en el plan para dejar el tabaco.

Si los motivos para dejarlo son menos importantes que las razones por las que fumas, necesitarás un poco más de tiempo para ir encontrando tus propias razones para dejar de fumar. No te desanimes, ve pensando en ellas y dentro de un tiempo vuelve a retomar esta página. En ese momento, vuelve a empezar desde el principio. Al final conseguirás dejar el tabaco.

 

Valora este artítulo

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de