Cómo dejar de ser serio

Puede que muchas veces te hayan dicho que eres demasiado serio, que tu timidez te impide disfrutar de ciertos placeres de la vida relacionados a una personalidad extrovertida y una mentalidad abierta de la vida. Ser serio no es un mal del todo, serlo excesivamente si lo es. Dejar de ser serio puede ser la clave para reorientar tu vida monótona a una divertida.

Cómo dejar de ser serio o amargado

Probablemente piensas que no eres lo suficientemente encantador para encontrar nuevos amigos y mucho menos para conseguir estar al lado de la mujer de tus sueños. La timidez puede estar alejándote de todo aquello que desearías para tu vida. Hay miles de formas para dejar de ser serio y disfrutar de la vida desde la positividad y la felicidad. A continuación, 5 consejos para dejar de ser serio y para que le des al mundo un poco de tu chispa valiosa personal.

5 estrategias para dejar de ser serio

  1. Se espontaneo y sincero. De nada sirve dejar de ser serio si se va a llevar una vida de mentiras y apariencias. Ser espontaneo debe ser algo natural y jamás fingido. Tú tienes tu magia, confía en ella y da tu mejor sonrisa cuando percibas algo que te cause gracia. No reprimas tus sentimientos, omitir es considerado en los códigos humanos como algo tan deshonesto como mentir. Déjalo fluir y vive cada momento con la mejor de tus actitudes.
  2. Deja atrás todo resentimiento del pasado. En la infancia puede que te hayan dicho que ser tímido es mejor por muchas razones. Incluso, que ser extrovertido tiene que ver con problemas de falta autoestima. La verdad es que muchas de estas premisas que consideramos verídicas, no son del todo ciertas. Todo es relativo. Deja atrás viejos conceptos y atrévete a mostrarte al mundo tal como eres, con tus fortalezas y debilidades. Verás que tus relaciones interpersonales mejoraran y la felicidad tocara tu puerta más a menudo.
  3. Abre tu mente a distintas concepciones del mundo. No todo el mundo tiene que hacer lo que tú digas. La gente tiene derecho a pensar de maneras distintas y tomar sus decisiones. Respetas las concepciones ajenas y deja de sufrir por hechos sociales con los cuales no estás de acuerdo. Sé parte de la acción y el cambio de aquellas cosas no tan buenas en vez de hundirte en tus pensamientos desde la soledad.
  4. La rigidez es buena para muchas cosas, pero relájate en momentos donde la flexibilidad es más pertinente. La seriedad es buena en circunstancias de presión y formalidad, pero no dejes que esta sea la constante de toda tu vida. Se flexible y adecua tus acciones y pensamientos a las circunstancias.
  5. Confía en ti y potencia tu estilo personal. Cambia tu estilo de vestir desde la espontaneidad y muestra al mundo cuanto te gusta ser tú mismo.
Valora este artítulo

Dejar un comentario

avatar
  Subscribe  
Notificarme de